Juliette Jourdain es una joven fotógrafa francesa establecida en París, especializada en el arte del retrato y la puesta en escena. Es en un ambiente de estudio donde sus modelos se entregan a ella en poses extravagantes y sofisticadas.

 

Sus inspiraciones son numerosas, pero sobre todo vienen del dibujo, que practica desde niña, así como del cine y la música con la extravagancia de Tim Burton y Lady Gaga.

 

Además de la construcción de escenarios surrealistas, sus autorretratos, por su parte, están orientados a la creación de personajes que oscilan entre la fantasía y la elegancia y cuestionan la representación de la mujer en la sociedad contemporánea.